mi soledad tiene alas

‘Mi soledad tiene alas’ nos deja las primeras imágenes del debut de Mario Casas como director

El actor se encuentra inmerso en el rodaje de su primera película que cuenta con la participación de Netflix y que está protagonizada por su hermano Oscar Casas

 

Mario Casas se encuentra metido de lleno en su nuevo proyecto y aventura personal: dirigir su primera película. El gallego anunciaba a finales de verano que empezaba una nueva etapa en su carrera y que, al igual que otros muchos actores de renombre, se iba a estrenar al otro lado de la cámara. Mi soledad tiene alas será así la primera cinta dirigida por el actor ganador de un premio Goya en 2021 por No matarás.

La película, producida por Nostromo Pictures y con participación de Netflix, tiene guión del propio Casas junto a la que era su pareja, la actriz y guionista belga Déborah François (El practicante). Mi soledad tiene alas empezó a tomar forma durante el confinamiento y el pasado 17 de octubre, después de más de dos años, comenzaba su rodaje en la periferia de Barcelona. 

La mina, famoso barrio por albergar la historia de Yo, “el vaquilla”, ha sido el escenario de algunas escenas de este nuevo proyecto contando con los propios vecinos como extras. “El Toni”, el vecino elegido para seleccionar a los extras, catalogaba este rodaje como “una oportunidad para la gente del barrio”. La zona seleccionada por el director ha estado siempre en boca de los medios por el alto grado de delincuencia que presentan sus calles. “La prensa solo publica tiros y peleas, cuando aquí hay muchos proyectos sociales”, afirmaba otra vecina. De esta forma, Casas se adentra en ese cine de barrio del que ya teníamos una muestra el año pasado con Chavalas, de Carol Rodríguez Colás.



mi soledad tiene alas mario casas
El propio Mario Casas subía esta semana a sus redes sociales las primeras imágenes del rodaje de Mi soledad tiene alas en las que podemos verlo dando indicaciones. | Nostromo Pictures.

 

Mario Casas busca, con su debut como director, hacer un homenaje al cine quinqui español de los 80. La película está basada en las propias experiencias del actor y en su infancia en Martorell o Esparraguera, la periferia de Barcelona. El director ya ha participado en películas de este mismo tono como Toro (2016), Carne de neón (2010) o Adiós (2019) que han servido como inspiración para su cinta. La diferencia es que esta vez será él quién cree la obra y esté a los mandos.

Mi soledad tiene alas narra la historia de tres amigos que viven al límite, de fiesta en fiesta, sin pensar en el mañana mientras se dedican a ir robando joyerías por la periferia de Barcelona. Llegado el momento, algo pasa en la vida de Dan, el personaje protagonista, que hace que se vean obligados a huir a una barriada de Madrid luchando contra todos los nuevos retos que se les presentan. La sensibilidad artística del protagonista, junto al mundo del grafiti, serán otros de los vértices de la primera película de Mario Casas como director.

 

No será la primera vez que vemos a ambos hermanos en el mismo proyecto, pues ya en 2019 protagonizaron la serie de Movistar +: Instinto.

 

Todo queda en casa, nunca mejor dicho, y es que esta historia estará protagonizada por un irreconocible Oscar Casas (quien ha perdido más de ocho kilos y ha cambiado la expresión de sus cejas para la película) al que se le unen los nuevos rostros de Candela González y Farid Bechara.

 

“Lo más importante para mí, y que se convirtió en casi una necesidad, era encontrar a jóvenes no profesionales que le den una verdad única y especial a la película y que la hagan volar”

 

Una oportunidad única de dar a conocer nuevos nombres en el sector de la mano de uno de los pesos pesados de nuestro cine. «Ojalá pueda guiarlos y darles todo lo que ellos me están regalando. Está siendo uno de los viajes de mi vida», afirmaba el director.

Mi soledad tiene alas será una nueva muestra de la madurez y la dirección que ha tomado la carrera de Mario Casas. Ya han pasado muchos años desde sus comienzos como sex symbol en A tres metros sobre el cielo o Los hombres de Paco y han sido muchas las pruebas que el actor ha tenido que pasar, así como juicios populares sobre su valía. Pero, a pesar de ello, en ningún momento ha frenado su carrera y ha sido gracias a su trabajo que ha ido callando bocas a su paso y dejando claro que es mucho más que la cara bonita por la que lo tenían.

Casas ha dejado grandes papeles para el recuerdo del cine español como es el caso de sus personajes en No matarás, Adiós, El practicante o El fotógrafo de Mauthausen. Ahora ha llegado el turno de verlo dirigir una historia creada por él mismo y en la que se ve más reflejado que nunca. Un viaje introspectivo que nos llevará a descubrir una nueva faceta del actor.

mi soledad tiene alas

Comparte este artículo