taylor swift escribe canciones concert stadium 2 psd

Taylor Swift SÍ escribe sus propias canciones (y parece mentira que haya que aclarar esto en 2022)

Nadie cuestiona la labor de los músicos masculinos (…). Por el contrario, cuando se trata de mujeres, el discurso cambia por completo”.

Todo empezó por unas declaraciones que Damon Albarn, líder de Blur y vocalista principal de la banda virtual Gorillaz, hacía en una entrevista con el diario estadounidense Los Ángeles Times. En la entrevista, le preguntaron por su opinión sobre Taylor Swift como compositora… y esta fue su respuesta:

P: Quizás no sea de tu gusto, pero Taylor Swift es una excelente compositora.

R: Ella no escribe sus propias canciones.

P: Por supuesto que lo hace. Coescribe algunas de ellas.

R: Eso no cuenta. Sé lo que es coescribir. Coescribir es muy diferente a escribir. No estoy odiando a nadie, solo digo que hay una gran diferencia entre un compositor y alguien que coescribe. Eso no significa que el resultado no pueda ser realmente bueno. (…). Una compositora realmente interesante es Billie Eilish y su hermano. Me atrae más eso que Taylor Swift. Es simplemente más oscuro, menos infinitamente optimista. Mucho más minoritaria y extraña. Creo que ella es excepcional.

*Haz click aquí para leer las declaraciones en su contexto original.


Tras la publicación y difusión de la entrevista en Twitter, la respuesta de la artista no se hizo esperar:

‘’@DamonAlbarn Era una gran fan tuya hasta que vi esto. Escribo TODAS mis propias canciones. Tus declaraciones son completamente falsas y MUY hirientes. No tienen por qué gustarte mis canciones, pero es realmente jodido intentar desacreditar mi autoría. WOW’’.

‘’P.D. Escribí este tweet por mí misma, por si te lo estabas preguntando’’.


Poco después, llegó la –no muy sincera- disculpa de Albarn:

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Tuve una conversación sobre composición y, tristemente, fue reducida al clickbait. Pido disculpas sin reservas e incondicionalmente. Lo último que querría hacer es desacreditar tu autoría. Espero que lo entiendas, Damon.

 

Pero las explicaciones llegaron tarde, y la red social ya se había convertido en una completa ola de apoyo en favor de la cantante y compositora. Personalidades como Jack Antonoff y Aaron Dessner, productores de los más recientes trabajos de Swift, o incluso el recién elegido presidente de Chile, Gabriel Boric, se posicionaron en defensa de la de Nashville.

La cuestión aquí no se trata de quién lleva razón y quién miente, ni de si realmente hay unas declaraciones sacadas de contexto o, en su defecto, las palabras del rockero británico fueron tal cual figura en la entrevista que se publica. El debate reside en el constante cuestionamiento que las artistas femeninas sufren con respecto a su trabajo.

Nadie cuestiona la labor de músicos masculinos como pueden ser Bruno Mars o Ed Sheeran, nadie pone en tela de juicio que ellos formen parte activa del proceso creativo de sus canciones y proyectos discográficos ni se discute si son merecedores de ese crédito. Por el contrario, cuando se trata de mujeres, el discurso cambia por completo.

La propia Swift ya se ha enfrentado a esta problemática antes a lo largo de su carrera. En el año 2010 publicaba su tercer álbum de estudio, ‘Speak Now’, escrito en su totalidad por ella misma como respuesta a las feroces críticas que recibía. Señalaban su corta edad, una supuesta falta de presencia escénica y el hecho de que figuraran co-autores en algunas de sus canciones como argumentos suficientes para invalidar su trabajo. De dicho álbum destaca el sencillo ‘Mean’, respuesta a uno de esos tantos ataques que se alzó con dos premios Grammy en su 54ª edición: “Mejor Canción Country’’ y “Mejor Interpretación de Country Solista’’.

Taylor durante uno de sus exitosos shows
Taylor durante uno de sus exitosos shows.

En 2019, en su discurso de aceptación tras ser galardonada por Billboard como ‘Mujer de la Década’, decía lo siguiente:

Cuando ‘Fearless’ ganó el Grammy a ‘’Disco del Año’’ y me convertí en la solista más joven en ganar ese premio, llegaron las críticas (…). De repente no estaban seguros de si era yo quien escribía las canciones porque en el pasado tuve coescritores en la sala.

Parece mentira que haya que hacer esto en 2022, cuando se presupone un progreso ideológico en cuanto a la participación de las mujeres en la vida pública. No obstante –y tristemente-, se sigue haciendo necesario aclarar que Taylor Swift escribe sus propias canciones. Tampoco pasaría nada si no lo hiciera, pues no todos los cantantes del panorama musical actual son compositores, pero es injusto y ruin acusar de eso a alguien que sí lo hace y que, además, lo ha defendido en reiteradas ocasiones. De hecho, la artista sigue inmersa a día de hoy en una batalla por reivindicar y convertirse en dueña de su propio trabajo, re-grabando sus primeros seis álbumes de estudio.

A pesar del escarnio público al que fue sometido en el año 2016 gracias, en gran parte, al ex matrimonio compuesto por la socialité Kim Kardashian y el rapero Kanye West, y pese a haber recuperado la aceptación de la audiencia con proyectos como ‘reputation’ (2017), ‘Lover’ (2019) o ‘folklore’ (2020), parece que odiar y despreciar abiertamente a Swift sigue estando a la moda. Por algún motivo, esas viejas glorias de “pedigrí’’, alternativas y al margen del mainstream, parecen acomplejarse cuando toca asumir que una mujer joven, capaz de moverse en un amplio espectro de géneros musicales y, por qué no decirlo, comercial, tiene el mismo crédito y valor a la hora de posicionarse como una de las artistas más importantes en la actualidad. Quizá por miedo, quizá por puritanismo… O quizá por misoginia interiorizada.

 

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email