HP13

Malú vuelve a Madrid por todo lo alto

El pasado jueves miles de personas esperaban ansiosas la vuelta de Malú. Después de 4 años de espera, la jefa volvía a los escenarios y arrancaba un tour muy especial en su Madrid natal.

Algunas esperas se hacen eternas, como la vuelta de Malú a lo escenarios. Tras varios años apartada de ellos, tanto su público como la propia cantante tenían unas ganas inmensas de volverse a ver las caras.

Un Wizink lleno hasta la bandera desdibujaba sonrisas entre los asistentes que no podían ocultar las ganas y el tiempo que llevaban esperando este momento. Sus fans ya habían esperado bastante la fecha señalada, así que la artista no se hizo de rogar y empezó el concierto con una puntualidad ejemplar.

Las luces se apagaron, el público enloquecido gritaba con ganas de que, por fin, apareciera la artista e iniciaran el show. La banda empezó a tocar para dar la bienvenida a Malú, que entró pisando fuerte con ‘Ingobernable’.

Dicha canción provocó la primera sorpresa de la noche: la puesta en escena. Unos chorros de agua en la pasarela del escenario no dejaron indiferente a ninguno de los allí presentes, así como tampoco lo hicieron las llamas de fuego que acompañaban y hacían destacar el espectáculo visual que se estaba produciendo encima del escenario.

Tras este sorprendente inicio, la jefa continuó su show al son de ‘Abran Fuego’, canción muy acertada para acompañar a los visuales.

Con un público ya entregadísimo y fascinado con el transcurso del show, la banda siguió el espectáculo con ‘Contradicción’. Al acabar el tema, la cantante dio la bienvenida a su público con un “Muy buenas noches Madrid” a lo que el público respondió con un contundente y unísono “La jefa ha vuelto”.

MALÚ WIZINK

Malú prosiguió con un discurso “No sé por dónde empezar. En los ensayos y durante muchos años he pensado qué decir y qué cantar”, confesó a su público.

Un “te queremos” rompió el conmovedor discurso que estaba empezando.

Venimos de años muy duros en los que a todos nos ha cambiado la vida, pero tenemos la suerte de volver a estar aquí disfrutando de la música y conciertos. Tengo una grandísima suerte de estar aquí con vosotros. Este show lo hemos pensado con cada poro de la piel para que lo disfrutéis”, reconoció a su gente.

Entre los aplausos del público y las emociones a flor de piel arrancaban con ‘Me fui’, seguida de ‘Deshazte de mí’, temas que componen su álbum ‘Si’ y que despiertan grandes sensaciones entre sus fans. Llegó el momento de presentar algunas canciones más de su último disco: ‘Deshielo’ y ‘Mil Batallas’. Aunque no duró más, porque la artista tenía preparada una sorpresita para su gente.

“Un momento, porque claro, yo pensaba en el show y quiero tocar todos los temas y abarcar lo máximo posible. Esto es un regalo a todos los que subisteis a este tren. A Rubén y a mi se nos ocurrió este detallito”, se sinceró.

Y qué detallito… La jefa rescató canciones esenciales de su discografía como ‘Duele’, ‘Siempre Tú’, ’Me quedó grande tu amor’, ‘Te conozco desde siempre’ y ‘A esto le llamas amor’.

MALÚ WIZINKCon la gente desatada por la intensidad que estaba asumiendo el concierto, la cantante empezó ‘Desprevenida’, un hit en toda regla. A este le siguió ’Que Nadie’, canción que comparte con Manuel Carrasco.

Pasado el ecuador del concierto, canciones como ‘Ahora tú’, ‘Secreto a Voces’ y ‘Quiero’ fueron el siguiente trío que escogieron para un momento idóneo de la noche.

Hubo tiempo también para que la banda se luciera entre canciones y el sonido de los instrumentos de aire nos dejó a todos los asistentes con un buenísimo sabor de boca. Este, en parte, era también el momento de dar paso a un momento más tranquilito del show.

Las luces se apagaron y Malú apareció con un vestido súper elegante que acompañaba a la perfección el momento de piano. Fue el turno para dar paso a ‘Ni un Segundo’.

Ni un segundo es lo que pasó cuando al empezar a sonar la primera nota de piano de la canción que venía a continuación el público soltó un “Ohhh”. Sí, era el turno de ‘Ángel Caído’, canción que la artista interpretó con una gran sensibilidad.

Aquí llegó el momento en que la cantante, sentada entre sus guitarristas, interpretó ‘Vete’ desde una perspectiva más aflamencada. Después de este regalo para los oídos, arrancó con ‘Todos los secretos’ y una versión de ‘Devuélveme la vida’, canción que tiene junto a Antonio Orozco.

Se estaba acercando el final del concierto, o eso creíamos, porque la artista cantó un total de, nada más y nada menos que, 32 canciones. ’Invisible’ pisó fuerte en un Wizink que, lejos de querer irse, solo quería más y más.  El agua que salía de los surtidores colocados en la pasarela fue la que trasladó a toda una generación de vuelta a la adolescencia y a esos amados años 2000 con el tema ‘Toda’. La euforia y las palmas del público, entregadísimo, introdujeron ’No Voy a Cambiar’.

Justo después llegó un redoble de tambores acompañado de aplausos que dieron el paso a ‘Vuelvo a Verte’, canción que tiene junto a Pablo Alborán y que hizo poner sentimental a la gente que estaba disfrutando del show. El tema empezó con un ritmo lento, pero terminó con una fuerza arrolladora. Si algo no faltó en el show fue el cariño del público, que con palmas acompañaban cada canción. Así fue como dio pie a ‘Se busca’.

Gracias Madrid”. La artista y su banda se despidieron con el mítico saludo. ¿Ya? ¿Final del concierto? Las luces aún apagadas nos alertaban que esto aún no se había terminado y que, al menos, un par de canciones más quedaban. Entre gritos de “Otra, otra” y un ruido que parecía que iba a acabar con nuestros tímpanos, el público aclamaba más.

Un juego de luces y la melodía del piano reciben a una Malú incansable y con ganas de seguir dándolo todo. “Este show ha estado lleno de canciones muy importantes para mi. Cuando escribí la siguiente canción lloraba. Probablemente sea la canción más especial de mi vida. Quería aprovechar este momento tranquilo para cantaros esa canción con la que empecé y con la que muchos años después volví a empezar, no mi carrera, mi vida”. Así, con esas palabras, fue como la artista presentó la siguiente canción: ‘Tejiendo Alas’. Entre el brillo en los ojos, presente durante toda la interpretación; y el sentimiento que le puso logró despertar el lado más emocional y hacer brotar alguna que otra lágrima entre los asistentes.

La garra y fuerza que tanto caracteriza a la jefa quedó reflejado en el final de ‘Aprendiz’, que dio un giro de 360 grados.

La banda reapareció en el escenario para, ahora sí, poner el broche final con un par de canciones más a un concierto espectacular con ’A prueba de ti’.

Enloquecidos y dejándose llevar, llegó el momento de ‘Blanco y negro’, que desató la locura que le quedaba a los asistentes con los globos que caían desde el techo. Globos de color blanco y negro con mensaje incluido: “Gracias” y “Mil Batallas Tour”. Todo esto acompañado de confeti, como no.

Acabábamos de vivir un show en toda regla, pero aún hubo tiempo para volver a agradecer el cariño en este inicio de gira tan especial y terminar el concierto con más confeti mientras cantaban ‘Como una flor’.

La espera se hizo eterna, sí, pero valió la pena. Un concierto pensado para vivirlo con los cinco sentidos. Ojalá todas las esperas tuvieran esta recompensa.

 

Galería de imágenes por Alejandra Oliva:

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email