PORTADA

‘Bones and all’, el íntimo relato de amor caníbal de Luca Guadagnino

Timothée Chalamet vuelve a ponerse a las órdenes del director italiano con el que ya trabajó en ‘Call me by your name’

Luca Guadagnino vuelve a las pantallas de la mano de Bones and all (Hasta los huesos en España), su retrato más íntimo del amor adolescente con toques caníbales de fondo. La película es la primera ocasión en la que el director ha trabajado con Taylor Russell, a quién recientemente hemos visto protagonizar las dos entregas de Escape room. En cambio, no es la primera vez que ha recurrido a Timothée Chalamet -al que ya vimos en Call me by your name (2017)- para protagonizar una de sus películas. No hay más que ver alguna de sus entrevistas para ser consciente de la buena relación que mantienen ambos.

La cinta busca ser un reclamo generacional, con Chalamet a la cabeza, que quede como una película de culto, de esas de amor crudo, real e incomprendido. Dos adolescentes que buscan su lugar en el mundo se encuentran en un viaje por carretera que los unirá en una vida nada convencional. Russell se corona como la protagonista de estas casi dos horas y cuarto en las que su contención y conflictos internos traspasan la pantalla en todo momento.

Luca Guadagnino no descarta hacer una segunda parte de Call me by your name centrada en el personaje de Elio, aunque tras las polémicas con Armie Hammer por canibalismo, violaciones y asesinatos todo está más en el aire que nunca

Aunque la película cuenta con todo lo necesario para dar de qué hablar -un buen reparto capitaneado por una de las estrellas del momento, una historia atractiva de amor adolescente y ese toque gore que ahora triunfa tanto en la ficción-, se queda a medio camino. Tras un comienzo muy potente que te deja pegado a la butaca, la cinta se desinfla a mitad para quedar a velocidad de crucero el resto de ella. Un retrato de la vida de dos adolescentes de los 80 que ven cómo su condición caníbal, de carne cruda, los aparta de la sociedad y sin su unión la soledad sería su sino.

Al igual que pasa en otros proyectos del director, la trama se centra es destripar -nunca mejor dicho- los sentimientos, conflictos y monstruos internos de los personajes. Maren busca, contra viento y marea, encontrar a alguien que, como su padre, la apoye y consuele con un “todo va a estar bien”. En el otro lado de la balanza nos encontramos con un Lee que lo único que ha estado buscando es sobrevivir con un perfil bajo, sin destacar. Cuando se encuentran se dan cuenta de que ambos pueden salvar el mundo del otro y a la vez, sobrellevar su condición caníbal acompañados.

El boom del canibalismo

El 2022 está siendo, o ha sido, el año del mundo caníbal en el audiovisual. Demostrado ha quedado que es una trama que interesa y que tiene público. A principios de año, la plataforma Disney+ estrenaba Fresh, el debut en el cine de la directora Mimi Cave. Una película, protagonizada por Sebastian Stan y Daisy Edgar-Jones, que nos habla de la confianza ciega que pones en las primeras citas y está protagonizada por un joven intermediario entre producto y caníbales.

A esta hay que sumarle el grandioso éxito que ha sido la serie, original de Netflix, Dahmer. La historia del caníbal de Milwaukee que tuvo durante más de 10 años a toda una población en vilo y que en este 2022 ha llegado a la plataforma para batir récords de audiencias.

En esta tónica se sitúa Hasta los huesos, aunque en este caso el hecho de que ambos protagonistas sean caníbales no deja de ser algo simbólico, metafórico. En esencia, y en el fondo, la cinta nos habla de la búsqueda de identidad. Algo que atormenta a todo adolescente, y en el caso de ser especial, diferente, se convierte en todo un viaje. Ambos protagonistas buscan, en todo momento, la aceptación por parte de resto del mundo, y es que en varias ocasiones vemos al personaje de Timothée Chalamet preguntar si es una buena persona.

Taylor Russell afirmaba en una entrevista que el equipo de la película les preparaba mezclas de guindas al marrasquino y salsa de chocolate negro para las escenas en las que los vemos comer carne cruda

Todo este trasfondo no sería posible descifrar sin una impecable interpretación por parte de los dos protagonistas de esta cinta a los que se les suma un perturbador Mark Rylance (El sastre de la mafia). Un guion centrado en los silencios y las profundas respiraciones que dice mucho sin decir nada.

 Luca Guadagnino ha sabido vender a la perfección su película y es que, viendo el éxito de Call me by your name, no dudó en poner a Chalamet a la cabeza de la promoción, aun cuando su personaje es un apoyo al de Taylor Russell. El de Nueva York se encuentra actualmente en el top de los actores mejores valorador y con mayor público y eso lo convierte en todo un reclamo para los directores de casting. Actualmente se encuentra rodando la segunda parte de Dune y a la esperar de estrenar en 2023 la película Wonka.

“La historia sigue el viaje de Maren (Taylor Russell), pero yo creo que Lee (Timothée Chalamet) es el corazón de Bones and all. Por lo que intenté sumergir al espectador en su alma, tratando de capturar sus emociones”, Luca Guadagnino.

Bones and all (Hasta los huesos) se llevó cerca de 10 minutos de ovación en el 79 Festival de Venecia. Fue durante las alfombras rojas de este en las que vimos la complicidad de director y actor

Hasta los huesos tiene todas las características que tan bien identifican al director italiano y es que el color y la fotografía son casi tan importantes como los propios personajes. Y al igual que pasa con sus anteriores proyectos, se mantiene un ritmo pausado, sin prisas, centrado en las pequeñas cosas y planos detalle que la hacen una película muy personal, de autor. Los paisajes y colores cálidos empleados hacen de la película un espectáculo visual digno de ver. 

Otro de los guiños que tanto gusta a Guadagnino es introducir el título de la cinta como líneas del guion generando así conexiones directas con su propia obra. “Nos comemos hasta los huesos”. La música es, sin duda, otra de las claves de su filmografía. Esta ha estado a cargo de Trent Reznor y Atticus Ross, ganadores de dos premios Oscar a la mejor banda sonora por The social network en 2011 y Soul en 2021.

Todavía es pronto para poder decir si Bones and all ha sido un éxito o no, y aunque su primer fin de semana podría haber sido mucho mejor en cifras, los comentarios y reseñas la califican como uno de los mejores estrenos. La última palabra, como siempre, la tiene el espectador. El director ya tiene las miras puestas en su nueva película que, si todo marcha bien, verá la luz el próximo verano bajo el título Challengers y estará protagonizada por Zendaya (Euphoria), Josh O’Connor (The Crown) y Mike Faist (West Side Story).

Comparte este artículo