una villa en la toscana

‘Una villa en la Toscana’, un drama teñido de comedia

El pasado 27 de julio, ‘Una villa en la Toscana’ pudo disfrutarse en los Cines Conde Duque Verdi, en una sala repleta de prensa dispuesta a destripar la película.

una villa en la toscana 2

El film, dirigido por James D’Arcy, nos muestra a un siempre espectacular Liam Neeson.En esta ocasión, lejos de la fortaleza que muestra en la mítica Batman Begins, Neeson, al que conoceremos como Robert, muestra un personaje enamorado del arte, que tras la muerte de su esposa no supo cómo encontrar de nuevo su aura creativa.

Él, un británico bohemio, se había casado con una alegre Raffaella, italiana de una conocida familia de la región de la Toscana. Juntos, tuvieron un hijo, Jack (Michael Richardson), una vida en Reino Unido y una maravillosa casa en la que veranear en la Toscana. Todo parecía ser perfecto, hasta que llegó la muerte de Raffaella en un accidente de tráfico, que cambió sus vidas de repente.

Cómo disfrazar el dolor

Desde el minuto uno somos conscientes de cómo los personajes, especialmente Robert, son capaces de superar sus respectivos duelos: gracias al humor. Este drama se disfraza de comedia en diferentes ocasiones, aportando sencillos toques de gracia mediante chistes malos y algunas anécdotas que esconden realmente melancolía.

La trama se desarrolla, en su mayoría, en la Toscana. Asimismo, podemos incluso apreciar un gran contraste entre el grisáceo color de Gran Bretaña y la incertidumbre que padre e hijo tienen allí frente a la imponente luz de la región italiana, que les motiva a seguir hacia delante. La relación entre Jack y Robert parecía no tener arreglo, hasta que, juntos, se empeñan en reparar la casa en la que disfrutaron junto a Raffaella, que podría salvar el futuro laboral de Jack.

Entretenida, pero predecible

Si bien es cierto que la película no se vuelve aburrida en ningún momento, el guion es bastante predecible e incluso nos hace acordarnos de Un verano en la Toscana’, otro film desarrollado en la bella Italia centrado en una casa familiar.

A pesar de ello, la preciosa fotografía de Mike Eley, entremezclada con las escenas emotivas y el crecimiento emocional de los personajes, hacen de ‘Una villa en la Toscana’ una cinta de la que cualquiera puede disfrutar.

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email