ross lynch the driver era barcelona

THE DRIVER ERA reaviva el fenómeno fan en Barcelona

THE DRIVER ERA, el dúo compuesto por Ross Lynch y Rocky Lynch llegaron a Barcelona con un concierto muy esperado tras aplazar la última fecha programada para febrero.

Esta vez, la cita se dio en la Sala Razzmatazz, con un evento musical que inició a media tarde con una previa del DJ Ryland Lynch. Y es que Los Lynch vuelven a demostrar que pese a todo no se olvidan de su familia, contando con su hermano como telonero. Éste pinchó desde música electrónica y reggaetón hasta Abba o Taylor Swift. La gente se dejó la voz cantando, sin dejar escapar ni una canción. Al acabar, Ryland se trasladó a la mesa de sonido para hacer de técnico mientras la gente esperaba ansiosa, haciendo señales hacia la oscuridad del backstage, por si acaso los protagonistas de la noche asomaban la cabeza.

ross lynch the driver era barcelona concert
El público esperó ansiosamente a los protagonistas de la noche.

Se apagaron las luces para dar paso a un solo de batería de Dave Briggs, que no dejó de pasárselo bien ni un segundo detrás de las baquetas. Dio pie a la aparición de los hermanos Lynch en el escenario, todos vestidos de negro como los demás miembros de la banda: su otro hermano, Riker Lynch -bajo y guitarrista- y Garrison Jones al teclado.

La audiencia se volvió loca, siendo incluso más ruidosos que la misma banda y ayudando a Ross durante unos problemas técnicos con el micro y el pinganillo nada más salir. La traba sacó la amabilidad de su hermano, quien le prestó el suyo. Los técnicos no tardaron en arreglarlo rápidamente durante la primera canción, ‘Keep Moving Forward’, y eso hicieron: “seguir adelante” tranquilamente. Empezaron entonces a tocar la canción ‘Natural’, en la que Ross, con su chaqueta de cuero y su guitarra eléctrica, mostró su faceta de “sex symbol”. Con movimientos muy atractivos, desató la locura entre los asistentes al show. Y es que dominó sobre el resto del grupo sin duda alguna, mostrando una confianza y seguridad aplastantes.

En el siguiente tema, cambió de registro y se hizo con una guitarra española para acompañar a Rocky en ‘Malibu’. En el transcurso del show, los fans lanzaron al escenario objetos con los que complementaron sus looks, como por ejemplo unas boas de colores, que acabaron decorando los pies de micro. Ross se fue colocando los gorros y gafas que recibía canción tras canción. Durante las últimas canciones, alzó unas rosas que le regalaron, al igual que una bandera española en la que se leía el nombre del grupo.

Fue un concierto enérgico, donde los saltos estaban asegurados desde el principio. Las guitarras que eligieron para la gira, con agujeros y formas originales, recordaban a las míticas guitarras de Prince. Otro elemento importante fueron las luces, que lejos de ser un elemento secundario, parpadeaban al ritmo de las canciones, siguiendo los movimientos de los integrantes por el escenario.

Pudimos escuchar temas como ‘Preacher Man’ o ‘Afterglow’ de su álbum debut X, ‘Heart of Mine’ y ‘A kiss’ del segundo, titulado Girlfriend y del disco más reciente, canciones como ‘Fantasy’. Entre el repertorio se coló ‘On My Own’, de la película “Teen Beach Movie” en la que participó el cantante.

Se despidieron lanzando púas de guitarra al público mientras sonaba la canción ‘Barcelona’ de Ed Sheeran. Riker Lynch no se marchó del escenario hasta que terminó el tema. A las afueras de la Sala Razzmatazz, la gente aseguraba “haber chillado como nunca”. Al día siguiente, actuaron en Madrid. Puedes leer la crónica de esta segunda noche aquí.

 

Galería de fotografías de Marta Abellán para popupmag.es

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email