taylor swift midnights

‘Midnights’: Los mil y un insomnios de Taylor Swift

La artista extrae con inteligencia el mejor pop de su discografía y lo dota de la carga lírico-narrativa de ‘folklore’ y ‘evermore’. ¿El resultado? Un trabajo maduro, cohesionado, honesto y vulnerable

Corría el año 2020 cuando la pandemia del coronavirus mantuvo en vilo al mundo entero. En todo ese contexto, la industria musical fue una de las principales damnificadas, asistiendo expectante a la puesta en jaque de la carrera de multitud de artistas -incluso de aquellos que, a priori, parecían estar ya consolidados-. 

Fue el caso de Taylor Swift, que en plena era Lover veía como lo que consideraba su ‘’última oportunidad de aferrarse al éxito’’ quedaba truncada. No podía estar más equivocada. Manejando la situación con habilidad, puso sobre la mesa un álbum de lo más exquisito y etéreo, explorando sonidos e historias que nunca antes había tratado con tanta profundidad. folklore no solo fue un punto de inflexión en su carrera, sino también en el mundo de la música.

Poco después llegó evermore que, aunque haciendo un poco menos de ruido, siguió la misma fórmula exitosa que su predecesor e, incluso, obtuvo una nominación a álbum del año en la última entrega de los Grammy -su ‘’hermana mayor’’ logró alzarse con el título en la edición anterior-. 

Tras un 2021 protagonizado por el lanzamiento de las versiones re-grabadas de sus álbumes Fearless y Red -destacando especialmente este último por el lanzamiento de la versión de diez minutos de ‘All Too Well’-, Swift ha decidido apartar momentáneamente sus ‘Taylor’s Versions’ para volver con nuevas creaciones originales. Porque, pese a estar en el candelero de forma ininterrumpida durante tres años, Midnights y, en especial, el sencillo de presentación, ‘Anti-Hero’, se sienten como un comeback.

Este álbum, cuya conceptualización gira en torno a la noche desde una perspectiva vulnerable, supone el retorno de Swift al pop. Esto supone todo un reto, ya que dejó el listón considerablemente alto con sus últimos trabajos. 

No obstante, la intérprete y autora de temas como ‘Blank Space’ o ‘cardigan’ vuelve a superarse y con nota, extrayendo lo mejor de sus anteriores proyectos pop en cuanto a sonido y continuando con la estructura lírico-narrativa heredada de su breve periplo indie-folk. ¿El resultado? Un álbum íntimo, coherente, reflexivo y retrospectivo: todo un viaje por las emociones, miedos y anhelos de una artista en plena madurez no solo personal, sino también profesional.

(…). ‘Midnights’ es un collage de intensidad, altibajos y flujos y reflujos. La vida puede ser oscura, estrellada, nublada, aterradora, electrizante, caliente, fría, romántica o solitaria. Taylor Swift en su cuenta de Instagram

‘Lavender Haze’ supone una más que adecuada introducción a este proyecto discográfico. Toda una declaración de intenciones tanto lírica como sonora que parece recuperar la energía de ‘Lover’, el que era hasta entonces su último trabajo pop. A partir de ahí, el resto de canciones se desarrollan como piezas de un puzzle que, pese a parecer algo dispar en primera instancia, cobran sentido en su conjunto. 

Del romanticismo del primer track pasamos a la nostalgia por un antiguo amor en ‘Maroon’ y, luego, a la que probablemente sea una de las canciones más honestas de toda la carrera artística de Swift. ‘Anti-Hero’ no solo es un acertadísimo single de presentación por lo pegadizo de su estribillo y por su ritmo de corte ochentero, sino por lo contrapuesto de su letra: un relato crudo de su percepción negativa sobre sí misma, descrito de una forma incluso más cruel de lo que ya dejó entrever hace unos años en ‘The Archer’ (‘Lover’, 2019).

‘Snow On The Beach’, cuarta canción del álbum, supone uno de los platos fuertes de Midnights. Destaca por contar con la colaboración de Lana Del Rey -único featuring de todo el disco-, y también por mantener esa reminiscencia folkloriana. Un aura envolvente que ha tenido la capacidad de convertirse en la colaboración femenina más escuchada en la historia de Spotify durante su primera semana, superando los 57 millones de reproducciones.

La siguen ‘You’re On Your Own Kid’, que promete convertirse en todo un himno para quienes siempre se identificaron con ‘mirrorball’ (‘folklore’, 2020), y ‘Midnight Rain’, una interesante reflexión sobre el amor y la fama donde Jack Antonoff logra captar por completo la esencia nocturna jugando con los sintetizadores y el autotune. El siguiente track, ‘Question…?’ parece proseguir con esa línea nostálgica, interpolando además el tema ‘Out Of The Woods’ (‘1989’, 2014). Sin embargo, ‘Vigilante Shit’ supone un completo cambio de registro, dando como resultado una de las canciones más oscuras de la discografía de Swift.

Tras ‘Bejeweled’, una reivindicación de la artista sobre su capacidad de volver al pop tras sus experimentos con lo alternativo, llegamos al tramo final de la versión estándar de ‘Midnights’ con cuatro canciones de lo más heterogéneas. De una vulnerable ‘Labyrinth’ pasamos a la deuda saldada de ‘Karma’, la romántica ‘Sweet Nothing’ y, por último, ‘Mastermind’, una impactante confesión de amor que tira por tierra cualquier leyenda sobre almas gemelas.

En cuanto a las siete canciones adicionales que componen la ‘3am Edition’, destacan especialmente ‘Bigger Than The Whole Sky’ -incomprensiblemente relegada a un mero bonus track-, ‘High Infidelity’, ‘Would’ve Could’ve Should’ve’, y ‘Dear Reader’. Esta última, una carta abierta a todos sus seguidores y oyentes, supone un cierre perfecto que consuma la veteranía y sensatez de una artista que, en dieciséis años de carrera y habiendo crecido ante el ojo público, desnuda su alma como nunca antes en este nuevo proyecto.

Taylor Swift ha sabido manejar perfectamente los tiempos y los silencios, manteniendo la expectativa hasta el último momento. Las letras son inteligentes, descriptivas, con un vocabulario a veces enrevesado pero que en ninguno de los casos resulta abrumador. Asimismo, los ritmos de corte synth-pop encargados a un siempre impecable Jack Antonoff logran captar por completo la atmósfera nocturna que el concepto del álbum requiere.

Sin pretender ser resultadistas, los números avalan la grandilocuencia de esta obra discográfica. Por mencionar solo algunos récords, Midnights se ha convertido en el álbum con mayor número de reproducciones en un solo día de toda la historia de Spotify, así como en el vinilo más vendido en los Estados Unidos durante la era moderna -575.000 copias-. Además, la artista ha hecho historia al convertirse en la primera que logra ocupar el top 10 del Billboard Hot 100.

¿Es el mejor trabajo de su carrera? No podemos darte esa respuesta, pues se trata de una cuestión totalmente subjetiva. De lo que no cabe duda es que Taylor Swift ha alcanzado su clímax, su madurez artística, y que ni su arte ni su talento parecen tocar techo.

Nota Metacritic: 85/100.

Nota PopUp: 8,5/10.

Ranking Pop Up Magazine:

  1. Anti-Hero.
  2. Bigger Than The Whole Sky
  3. Lavender Haze
  4. Snow On The Beach (ft. Lana Del Rey)
  5. You’re On Your Own Kid
  6. Bejeweled
  7. Labyrinth
  8. Would’ve Could’ve Should’ve
  9. Maroon
  10. High Infidelity
  11. Mastermind
  12. Sweet Nothing
  13. Vigilante Shit
  14. Karma
  15. Glitch
  16. Midnight Rain
  17. Dear Reader
  18. Question…?
  19. Paris
  20. The Great War

Recuerda que puedes encontrarnos en Twitter e Instagram, y contarnos qué te ha parecido Midnights:

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email