Pop Up Magazine

Música y Cultura

¿Hablamos sobre «Las del Hockey»?

4 minutos de lectura

Hace aproximadamente dos meses, recibíamos con mucha emoción la segunda temporada de Las del Hockey, la serie producida por TV3, que narra la historia de siete jóvenes jugadoras de hockey y la de su entrenadora, que luchan por salvar la sección femenina de su Club, el Minerva, al tiempo intentan encontrar su lugar, tanto dentro como fuera del equipo, cosa que es más difícil de lo que parecía.

Como bien sabemos todos ya a estas alturas, la primera temporada de la serie fue un éxito y Netflix en compró los derechos y la dobló al castellano y subtitular al inglés, por lo que ahora la serie se puede reproducir en todo el mundo. Pero TV3 decidió renovarla, con una trama diferente, aún más emocionante y sobre todo… ¡cargada de sorpresas!

Y es que tal y como os comentábamos, esta segunda temporada ha contado con tres personajes nuevos que han dado mucho juego (ATENCIÓN SPOILERS!): Janina, interpretada por Laia Fontàn, que está siendo sin duda el personaje revelación de la temporada por toda la emoción que aporta al equipo; Ricard Planas, interpretado por David Solans, un personaje a priori misterioso que se ha convertido en el soporte incondicional de Raquel, y finalmente el Toni Alcober, interpretado por David Selvas, personaje que ha creado mucha controversia tanto en la serie como en las redes sociales por su relación con Emma.

A estas alturas, ya sólo quedan dos capítulos para terminar esta temporada, y todos nos hacemos la misma pregunta: ¿será esta la última temporada de Las del Hockey o tendremos por más tiempo aún?

Si algo podemos afirmar es que este año los vínculos entre los personajes son mucho más fuertes e intensos, al tiempo que también se encuentran todos fuerza exaltados y rápidamente se crean tensiones entre ellos, y que todos, incluso los personajes masculinos que el año pasado eran secundarios a la trama, tienen un papel esencial sin restar protagonismo a las chicas. Y, además, tal y como veíamos el año pasado, los personajes adultos también tienen problemas y estos quedan reflejados en la serie, ya que, a su vez, afectan a los problemas de las protagonistas.

En la primera temporada, el Minerva destacaba por ser un equipo que permanecía unido a pesar de cualquier circunstancia, pero, de entrada, esta temporada trajo nuevos fichajes (especialmente la presencia de Janina) que las chicas no supieron integrar y desde el capítulo número 1 del equipo se fragmentó.

De hecho, la expulsión momentánea de Laila (Yasmina Drissi) del club y el mensaje de empoderamiento que intentó transmitir, el inicio de la carrera musical de Emma (Dèlia Brufau) que la conduce a enrollarse con el padre de Raquel, la situación en casa de Raquel (Julia Gibert), que se siente absolutamente sola e invisible, el atropello de Flor (Asia Ortega) por el hermano de Lore (Mireia Oriol), Óscar (Nil Cardoner), o la nueva relación surgida entre Janina (Laia Fontàn) y Lluc (Guim Puig) que hará enloquecer Berta (Natàlia Barrientos), quien también se ve abrumada por el embarazo de su tía, han sido acontecimientos muy repentinos que impidieron reconocer al Minerva que habíamos conocido antes. 

Ni siquiera Anna (Iria del Río), la entrenadora, fue capaz de mantener el equipo unido y alejado de los problemas del mundo exterior, tal y como conseguían anteriormente con el hockey.

Anna, de hecho, ha venido cargada de momentos en esta temporada: al inicio de la temporada conocimos la sentencia definitiva del caso, que, por si no recordabais, era gestionado por la (ahora ya ex) mujer del Germán (Marc Clotet), el antiguo entrenador del Minerva con quien Anna se envolvía a escondidas, la gran debilidad de la protagonista que, en estos momentos de la serie tiene el corazón dividido entre el Jordi (Arnau Casanovas), el nuevo psicólogo del equipo, y en Germán.

Aun así, y con mucha más trama e historias diversas detrás, la serie se presenta una vez más rompiendo estereotipos y falsas ideas, demostrando que no toda apariencia es realidad, la importancia de la fidelidad entre amigos y relaciones, reflexiones sobre según qué tipo de relación, los problemas que afectan a los adultos…, todo esto y más, siempre con el hockey en primera línea.

No podemos esperar a que llegue el capítulo final, y nos morimos de ganas de saber qué pasará con las protagonistas y si ésta será su despedida definitiva. Pase lo que pase, ha sido un gran placer haber podido disfrutar de estas protagonistas llenas de historias y de verdad, que representan muchísimas chicas jóvenes que se encuentran en las mismas situaciones.

Siempre, ¡»Patinem juntes, juguem juntes, guanyem juntes»!

 

Por: Maria Maroto

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.