Rigoberta ALICANTE (3 de 6)

Rigoberta Bandini se proclama emperatriz en Alicante

La artista empezó su gira de despedida temporal en la capital alicantina presentando su primer disco: ‘La Emperatriz’

Rigoberta Bandini decidió comenzar su despedida temporal de los escenarios en Área 12, el gran ciclo de conciertos de Alicante. El final de un largo viaje cargado de emociones comenzó aquí la noche del 11 de octubre. Una noche inolvidable para todos los asistentes al show.

La artista congregó a miles de personas que llenaron todos los rincones del recinto para corear con ella todos los éxitos que esta había cosechado hasta ahora e incluso las nuevas canciones que salieron a la luz hace menos de una semana.

Durante una hora y media, la capital de la Costa Blanca quedó rendida a los pies de Bandini, quien convirtió la ciudad en su propio mundo creativo. En él cada melodía que compone su música transversal, logró calar en las diferentes generaciones que allí se hallaban. Desde los más pequeños que sujetaban pancartas alzados a los hombros de sus padres y madres, hasta los más mayores de la casa que se dejaron la cadera en Área 12 de tanto saltar aquella noche.

Grupos de amigas, parejas, familias, los que iban solos… Todos gritaron al empoderamiento, a la reivindicación, a la libertad e incluso a la fiesta. Todo ello es lo que representan las letras de Rigoberta Bandini. Y es que ella, tiene una sensibilidad especial a la hora de reflejar realidades cercanas con las que nos podemos identificar y eso hace que sus conciertos sean tan especiales.

Grandes éxitos como ‘In Spain We Call It Soledad’ fueron los encargados de abrir el telón, seguidos de los nuevos y aclamados, como lo es ‘Canciones de Amor a Ti’, una canción poco apta para bebés en esta ocasión pese a que la artista se la dedique a su hijo de dos años. En ese momento, las letras del tema no se cantaban como una nana, en ese preciso instante los miles de personas solo podían gritar de la emoción.

Sin culpar a nadie de exceder altos niveles de dopamina, oxitocina, serotonina y endorfina (todas ellas hormonas de la felicidad), se notaba que los temas más movidos eran los que más se querían escuchar. Y es que cuando llegaron canciones como ‘A ver qué pasa’, ‘Perra’ o ‘Julio Iglesias’, más de uno se haría un esguince en el pie de tanto saltar, a más de uno se le derramó la cerveza y más de una se tuvo que hacer una coleta del calor.

La cantante, que este año ha hecho resonar su nombre por todo el país, no se olvidó de sus grandes éxitos de este año: ‘Así Bailaba’, su colaboración con Amaia, o ‘Ay Mamá’, su canción más internacional hasta el momento.

También hubo tiempo para momentos de calma, que no de aburrimiento. Si de algo no te tienes que preocupar en un concierto del Rigotour es de aburrirte. Eso no va a pasar. El escenario está lleno de gente, de músicos, de bailarines, de luces y de detalles. Da igual qué canción se esté interpretando, siempre pasa algo.

‘La Emperatriz’, canción que le da el nombre al disco que presenta la artista, llegó más tarde que pronto en el concierto, pero sirvió para apaciguar el ambiente y calmar los corazones de todos. Un espectáculo de luces doradas, cánticos angelicales y una Rigoberta coronada, mantenían la atención sobre el escenario dejándonos atónitos. No pudo haber mejor presentación para este tema tan esperado.

Si bien esta canción vino para calmar, poco duró. ‘Too Many Drugs’ y sus pitos de fondo volvieron a alterarnos a todos. Era casi imposible dejar de saltar y bailar. Con esta, la artista y todo su equipo se despidieron del público, que vitoreó sin parar a cada uno de ellos. Nadie quería irse a casa. Con nadie, digo nadie. Fue tal la ovación, que hubo bis. Así es, estoy diciendo que Rigoberta Bandini se sacó las tetas dos veces en Alicante en una sola noche. ‘Ay Mamá’ fue la canción que volvió a cantar y que sonó más fuerte que ninguna otra.

Definitivamente una noche inolvidable, no solo para los que pagaron su entrada, sino también para los cientos de personas que se quedaron fuera del recinto durante todo el concierto. Allí había familias enteras con picnics montados disfrutando de la música en directo.

Sin duda alguna, todos los que estuvimos allí o en los alrededores llegamos a la misma conclusión: Rigoberta Bandini se proclamó emperatriz en Alicante.

Galería de fotos por: Andrea Romero (ig: @andrearomero.photo)

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email