bely basarte nostalgia

‘Nostalgia’: un cortometraje musical muy personal de Bely Basarte

El filme sirvió a la artista tricantina para cerrar una de las etapas más oscuras de su vida


El pasado junio
Bely Basarte publicó ‘Nostalgia’, un EP que venía acompañado de un cortometraje en el que las canciones presentadas en el proyecto eran las protagonistas. Algunas de las pistas del EP como ‘He preparao café’, ‘Entre Tirso y Benavente’, ‘Molly’ o ‘No es tu culpa’ ya se habían presentado antes del lanzamiento del visual, cada una con su videoclip. Estos videos musicales consistían en piezas del cortometraje, pero no fueron estrenados en el orden cronológico de este. Gracias a ello el desarrollo de la historia pudo mantenerse desconocido hasta el día del estreno.

Esta producción ha sido de las más personales para la artista dado que en ella se encuentran las historias, reflexiones y los aprendizajes de una de las épocas más oscuras en su vida. Ella misma ha declarado que, a diferencia de lo que sucede con muchos otros proyectos musicales, la publicación de ‘Nostalgia’ no es el principio sino el fin de una era. Es, de alguna forma, esa tirita que cura la herida, ese último suspiro para liberar demonios; es ese punto y final.

NOSTALGIA.

El cortometraje comienza con una Bely visiblemente apagada y una historia de mal amor (en su más amplio sentido) narrada en ‘Entre Tirso y Benavente’. En versos como ‘el futuro nunca llega si el pasado está presente’ y ‘en la esquina de tu casa he firmado con mis manos que la vida que soñaba se me aleja con los años’ muestra su insatisfacción, tristeza y dolor, y su deseo de escapar de una situación que mermaba su felicidad.

En la parte siguiente tiene lugar la canción ‘No es tu culpa’. Entre sus versos la madrileña exculpa en cierta manera al destinatario de la carta que está escribiendo (que es la canción): ‘no es tu culpa, tú hiciste por gritar; yo escondida no te podía escuchar’. En esta pista se descubre la voluntad que Bely tenía de mantener a esa persona en su vida a pesar de los esfuerzos en vano (“vuelve a por mí, quédate bien cerca”). En los últimos compases de la canción la escena toma una energía rockera y se traslada a la azotea con una fuerte lluvia. Al terminar, Bely aparece de nuevo en el sofá en el que estaba cantando, ahora con el pelo mojado, pero más tranquila; liberada.

De nuevo instalada en la soledad de su hogar, Bely prepara unas palomitas y enciende el televisor. El inglés se convierte en protagonista en ‘Molly’, una canción que se traslada a la televisión a modo de dibujo animado en la que la cantante reflexiona sobre el recuerdo de una persona que pervive por el comportamiento de su gato. La razón por la que escogió el inglés para esta canción fue porque en esta lengua encontró la comodidad y la inspiración para escribir aquello que quería contar. Con esta canción consigue expresar en una lengua extranjera todo lo que desea. Tanto con la animación como con la letra explica cómo, a través de su mascota y sus hábitos, reviven los fantasmas de la persona con la que compartió su tiempo. A pesar del mal trago, Bely cierra la canción con una frase que se repite a lo largo de la melodía: ‘You’re not coming back’. La puerta está finalmente cerrada para estos fantasmas.

A ‘Molly’ le sucede ‘He preparao café’, que es posiblemente la canción más oscura del EP. En ella se refiere al recuerdo permanente de algo que quiere olvidar, del tormento que supone forzarse a no querer a alguien a pesar del amor que late en uno (‘me mata tanto no quererte ya’). Es la más gris por el pesar que se siente en todo momento, por ese sufrimiento que es palpable en cada uno de los versos, por la manera de lograr que el espectador se ponga en su carne y experimente lo mismo que ella.

La canción ‘Si llega el final’ es una melodía alegre que permite a Bely encontrar esperanza y mantenerse a flote. La artista entra en una sala en la que la luz da de cara, llena de personas alegres que contagian su ilusión con la sonrisa y la mirada. Esas personas de la sala son la gente que ella quiere. Familia, amigos, comunidad… Son esa ‘mano al cruzar’. Esta canción sirve, en definitiva, como puente del lado más desalentador de la vida a uno con más vida y luz.

El cortometraje finaliza con una especie de posdata. Se trata de un plano en el que Bely abraza cariñosamente a su yo del pasado mientras suena ‘Moon River’ de fondo. Esta escena supone la redención final de la artista, que hace las paces con su pasado y a la vez sana el alma de esa persona que tanto sufrió. Ese abrazo final que pone fin al dolor es ‘Nostalgia’, que abre una ventana renovando el aire y dejando entrar la luz.

Este cortometraje surgió de forma algo improvisada al pensar en los formatos para los vídeos. ¿Y si en vez de contar varias historias hacían uno en el que convergen todas las canciones? En el rodaje del cortometraje participaron amigos, compañeros, familiares y fans que, junto con el equipo artístico de Omglobal, dotaron al proceso de grabación y al producto final de una intimidad y cercanía que ha permitido a ‘Nostalgia’ atrapar al espectador y así empatizar con la historia. El proyecto se estrenó en los Cines Verdi de Madrid y a él acudieron con invitación un grupo de seguidores, personas cercanas a la intérprete y los profesionales detrás del visual. Fue un auténtico regalo para todos ellos.

Puedes encontrar el cortometraje en YouTube y escuchar el EP en plataformas digitales:

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email