hugo-cobo-cd-un-tu-constante

Hugo Cobo publica ‘UN TÚ CONSTANTE’: un proceso de reconstrucción personal

El artista exprime al máximo su nuevo sonido en este primer disco

Hugo Cobo es uno de esos jóvenes artistas que están luchando por hacerse un hueco dentro de la música pop a nivel nacional. Le conocimos hace casi tres años en Operación Triunfo, donde dejó prueba de que su pasión por la música le nacía desde dentro y que el arte lo lleva en las venas desde muy pequeño. 

Durante todo este tiempo el artista ha estado trabajando muy duro en sus proyectos, prueba de ello son sus dos EP –Doleré y Sanaré-, con los que sanó a sus oyentes más fieles. En estos dos trabajos el artista hizo notar su versatilidad al cantar con admirable soltura en géneros muy distintos entre sí, como el flamenco, el pop o ritmos urbanos. Ahora, después de trabajar para encontrar su sonido propio, nos regala UN TÚ CONSTANTE, un primer disco en el que predomina el pop-rock y la música Lo-Fi y con el que se consagra como una de las voces más prometedoras de La Nueva Ola.

La madurez del sonido y de las letras

Uno de los dones de Hugo Cobo es la capacidad que tiene de transformar sus propias vivencias y experiencias en canciones, caracterizadas todas ellas por profundo sentimiento que se transmite a los demás. 

En UN TÚ CONSTANTE, Hugo Cobo abre su corazón y saca a la luz parte de sus sentimientos más íntimos. El disco está formado por once canciones y destaca la trabajada producción a cargo de William Zárate y Juan Ewan, principalmente. 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Hugo Cobo (@hugocoboc)

En cuanto al nivel sonoro, las guitarras y el sonido del pop rock se unen a un pop de carácter más clásico, con pequeñas pinceladas del género urbano, que se perciben en los fraseos y, sobre todo, en las letras de las canciones. Y es que, estas letras sitúan al artista en el buen camino para convertirse en uno de los mejores letristas de su generación. Este cordobés es capaz de crear canciones con las que expresar a través de las palabras el amor que tiene dentro o sincerarse para mostrar ese otro lado no tan bonito que todos hemos sentido alguna vez, el sufrimiento.

Un proceso de construcción personal plasmado en los once temas

Palabras como sonriente, feliz o divertido se suelen asociar con Hugo Cobo, pero él mismo ha dicho que detrás de esa cortina de felicidad también se encuentra su lado más humano, en el que la sensibilidad y la fuerza de voluntad para seguir hacia delante a pesar de las dificultades también juegan un papel importante en la evolución de las personas. En este disco se muestra mucho esta última parte, algo que en sus anteriores composiciones no estaba tan visible.

UN TÚ CONSTANTE muestra a un Hugo que en los últimos años ha vivido un proceso de deconstrucción y de posterior construcción personal que ha sido clave para su carrera como artista, pero también para su persona. 

La vida avanza, con cambios y evolución. Nosotros evolucionamos para ser la mejor versión de nosotros mismos, acercándonos a nuestro “yo” íntimo y escuchándole. Sin embargo, en esa evolución siempre permanece la esencia de cada uno, eso que te define y te hace ser “tú mismo”. Precisamente UN TÚ CONSTANTE está marcado por eso, por la búsqueda de esa esencia.

Las dos primeras canciones del álbum –‘Lo siento cariño’ y ‘Contigo ke’– ya las conocíamos desde hace unos meses, en ellas el cantante mostraba ese sonido renovado que daba pie a esta nueva etapa como artista. También, antes del lanzamiento, pudimos escuchar la primera de las tres colaboraciones que contiene el álbum, ‘Nota de voz’ (lanzada el mes pasado), la que da nombre al disco, ‘Un tú constante’, y la que lo cierra, ‘No hay nadie’. En la primera de ellas se juntaba a la talentosa voz de LYD y en las otras dos con Jordan Boyd y Ainoa Buitrago, respectivamente. Estas dos últimas canciones son muy diferentes entre sí, la primera de ellas es muy intensa, con la esencia de la característica voz de Boyd, y la balada con Ainoa es una canción muy personal y dolorosa, en la que se habla de la ansiedad. Así dice el estribillo de ‘Un tú constante’:

“No tuve que besarte

Para verte por todas partes

No tuviste que enviarme

Un mensaje para engancharme

Vivo en tú constante

No cambié mi forma de mirarte

Cómo voy a decirte

Que me siento loco”

‘Tinta de color’ es una canción que habla de la depresión, esa sensación que te mata por dentro y que hace que no te sientas bien contigo mismo ni con los demás. Este tema, además, ha sido lanzado con un videoclip grabado en el Teatro Lara, en el que el cantante se desgarra por completo y muestra esa inseguridad y ese miedo de sentirse incomprendido. 

‘Pesado’ también es otra de las canciones en la que la tristeza es el sentimiento que prevalece. En este vídeo, se muestra un visual, al igual que en el resto de las canciones nuevas, animados por Fran de la Poza. Se trata de una conmovedora balada en la que Hugo Cobo se abre en canal, hablando sobre una historia real, como él mismo ha confirmado en una entrevista. Así dice la letra: 

“Pesado por hablarte siempre tanto

Hasta que llegan las 4:00 y no me puedo dormir

Acabo ocupando siempre el lado

Sin dejarte mucho espacio

Porque quiero oler a ti”

El resto de las canciones tienen un sonido más agitado, energético y vivaz: ‘Veneno’, ‘Vudú’, ‘Ven ya’ y ‘Tonto’, cuatro canciones que, junto con el resto, hacen de UN TÚ CONSTANTE un trabajo excepcional. En definitiva, es un camino de emociones: alegría, tristeza, locura… todas ellas desde la sinceridad y la búsqueda de la esencia personal de Hugo Cobo.

Escucha el primer disco del artista aquí:

 

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email