erase-una-vez.jpeg

‘Érase una vez… pero ya no’, la última apuesta de Netflix por los musicales juveniles

Música, magia, mamarracheo y comedia. Todo esto en una sola serie de seis capítulos que no sabrás cómo definir

Manolo Caro, el mismo director de la serie La casa de las flores o la película Perfectos desconocidos, se reinventa con Érase una vez… pero ya no, la nueva serie musical de la plataforma de streaming Netflix.

Si no has visto aún esta serie, probablemente hayas escuchado hablar de ella, aunque sea para bien o para mal, ya que las redes sociales se están inundando de críticas y comentarios.

Para poneros en contexto, comenzaremos por una breve sinopsis. La serie comienza con una introducción que transcurre hace muchos años atrás, cuando dos amantes se ven obligados a separarse trágicamente y bajo las condiciones de un hechizo que afectará la vida amorosa de todo su pueblo. Esta es la situación que precede al presente, cuando los protagonistas se reencarnan en otras personas que deben encontrarse en esta nueva vida, pero bajo condiciones un tanto distintas.

Un elenco un tanto variado y diferente a lo que probablemente estemos acostumbrados a ver, nos presenta como protagonistas a tres cantantes: Sebastián Yatra (Diego / Maxi), Nia Correia (Ana / Juana) y Mónica Maranillo (Soledad / Goya). Este hecho ha tenido mucha repercusión en redes, ya que hay bandos muy diferenciados: unos están a favor de que cantantes como Yatra puedan convertirse en actores para papeles como este, pero por otra parte, también hay detractores quienes se aferran al discurso del intrusismo laboral. Pero respecto a esto… al final, cada cual tendrá su propia opinión.

Si eres de los que está a favor de esto último que acabo de decir, seguro que estarás de acuerdo con el cantante colombiano se tendría que habar conformado tan solo con ponerle voz al tema principal de la serie:

Además de las personalidades que ya he mencionado, entre el reparto, encontramos otros nombres bien conocidos como los de Itziar Castro, Rossy de Palma, Asier Etxeandia, Mariana Treviño, Mariola Fuentes, Julián Villagrán o Daniela Vega.

Los actores y actrices puede que no sean los únicos factores que te sorprendan, pues la extraña combinación de géneros que aparecen en la serie, también han dado que hablar. Nada más empezar la serie arrancamos con una escena en un pajar, en la que los protagonistas intentan mantener relaciones sexuales sin ningún tipo de tabúes y de una manera que se acerca más al público juvenil, ya que tiene toques más modernos y de comedia tanto en los actos como en el lenguaje.

Por otra parte, también vemos elementos mágicos. Un dragón que cobra gran importancia, una bruja que lanza un hechizo que recae sobre todos los habitantes de un pueblo… Todo ello en conjunción con la realeza, la diferencia de clases sociales en el medievo, los vestidos de época, el castillo, etc. también consiguen dotar a la serie de un toque original que lo hacen distar en muchos aspectos a los típicos dramas juveniles.

Pero sinceramente, ni tanto ni tan calvo. Pese a esas diferencias por ser algo extravagante en algunos sentidos, en el fondo viene a tener muchas características en común con otras series adolescentes en las que la trama principal gira en torno al amor entre un chico guapo, una chica guapa y otros acontecimientos o personas que interrumpen el transcurso de una historia más fluida.

Al fin y al cabo, Érase una vez… pero ya no, es una serie para entretenerse, algo que ver por el simple hecho de pasar el rato, y si no nos crees, échale un vistazo al tráiler y cuéntanos qué opinas.

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on email